jueves, 25 de septiembre de 2014

La adherencia al tratamiento con estatinas se relaciona con los nuevos casos de diabetes tipo 2

La adherencia al tratamiento con estatinas se relaciona con los nuevos casos de diabetes tipo 2



Los inhibidores de la hidroximetilglutaril-CoA reductasa, o estatinas, son de los avances más importantes que hemos tenido en el campo de la prevención de los eventos cardiovasculares (ECV).
Su acción en el control de los lípidos y otras acciones no del todo conocidas en el campo de la prevención cardiovascular, las hacen insustituibles para el tratamiento del riesgo cardiovascular (RCV) de los paciente con eventos previos y aquellos de alto riesgo CV. 
Sin embargo, salvo los riesgos remotos relacionados con su acción a nivel muscular, se habla desde hace algún tiempo de su posible relación con el desarrollo de diabetes tipo 2 (DM2). Un efecto secundario que sorprendió pues los análisis posthoc del WOSCOPS (West of Scotland Coronary Prevention Study) con pravastatina apuntaban a un cierto efecto protector de la DM2.
A partir de la publicación del macroestudio JUPITER (Justification for the Use of Statins in Primary Prevention: an Intervention Trial Evaluating Rosuvastatin) con rosuvastatina, se encontró una asociación entre esta sustancia y el incremento del riesgo de DM2 y de incremento de los niveles de HbA1c
. Son varios metaanálisis al respecto que han demostrado la asociación de estas sustancias y la DM2 frente a placebo, y que hemos comentado en este blog. Sin embargo, ninguno de los ensayos clínicos aleatorizados (ECA) han sido diseñados para detectar esta complicación, si no que fueron hallazgos encontrados en el trascurso de los mismos.
A este respecto, el estudio que comentamos, una cohorte con  datos de una región de Italia (Lombardía, de 10 millones de habitantes), evalúa la adherencia al consumo de estatinas y el riesgo de ser diagnosticado de DM2 por su médico y la magnitud de esta relación.
Para ello se utilizó la base sanitaria de datos de esta región italiana que incluye datos administrativos, informes de alta hospitalaria tanto públicos como privados, sobre la prescripción, visitas, etc... La cohorte seleccionada para el seguimiento fueron pacientes entre 40-80 años que vivieran en Lombardía (en el 2011 5,097,075 individuos) que hubieran percibido al menos una prescripción de estatinas entre 2003-4 y fueron seguidos hasta el 2010. Todos los pacientes que fueran diagnosticadas de DM2 durante el período de tiempo estudiado fueron identificados.
Se evaluó la adherencia al tratamiento en forma de proporción de días cubiertos (PDC) por las estatinas como  el acúmulo de días con la medicación dividido por el número de días de seguimiento, dividiéndose en muy bajo  PDC (menos del 25%), bajo (25-49%), intermedio (50-74%) o alto (más de 75%).
Teniendo en cuenta que hubo un seguimiento medio de 6,4 años por paciente, que la edad media fue de 62 años y que uno de cada tres tomó atorvastatina o simvastatina, y  que en el período de seguimiento 11,154 pacientes fueron diagnosticados de DM2, 14,9 nuevos casos de DM2 por cada 1000 pacientes y año, los pacientes con DM2 que utilizaban estatinas comparados con los de muy baja PDC tuvieron un Hazard ratio (HR) de 1,12 (IC 95% 1,06–1,18) en la baja PDC, un HR 1,22 (IC 95% 1,14–1,27) la intermedia PDC y un HR 1,32 (IC 95% 1,26–1,39) en la alta PDC.
Concluyen que en nuestro medio los nuevos casos de DM2 producidos con la prescripción de estatinas están relacionados con la adherencia al tratamiento. Si bien es cierto que los beneficios en forma de prevención de eventos cardiovasculares sigue superando los inconvenientes del riesgo de debutar como DM2.

Corrao G, Ibrahim B, Nicotra F, Soranna D, Merlino L, Catapano AL, Tragni E, Casula M, Grassi G, Mancia G. Statins and the risk of diabetes: evidence from a large population-based cohort study. Diabetes Care. 2014 Aug;37(8):2225-32. doi: 10.2337/dc13-2215. Epub 2014 Jun 26.