domingo, 16 de septiembre de 2012

¿Previenen las estatinas el cáncer?


¿Previenen las estatinas el cáncer?

Los inhibidores de la 3-Hidroxil-3-metilglutaril-coencima A reductasa (HMG-CoA)  o las llamadas vulgarmente estatinas, son capaces de reducir el colesterol y con ello el riesgo cardiovascular (RCV). Hasta el momento los grandes ensayos clínicos (ECA) no han mostrado que su consumo pudiera relacionarse con mayor riesgo de cáncer. Sin embargo, sus efectos pleiotrópicos, la inhibición del ácido mevalónico, inhibiendo con ello la síntesis de isoprenoides, pudiera tener un efectos beneficioso o preventivo, más que un riesgo en sí mismo; y, por ello, su consumo  han sido asociado, en algunas ocasiones, en estudios observacionales, con menor riesgo de cáncer de mama (CM), colorrectal (CR) y linfoide.
Por otro lado, se señala que la disminución de la mortalidad global entre aquellos con eventos cardiovasculares (ECV) y aquellos que no, no puede ser explicada únicamente por disminución  del RCV, por lo que se plantearon estudiar la asociación de la utilización de estatinas y el riesgo de presentar cáncer CM, genitourinario, CR, pulmón, próstata, y linfoma.
Se trató de un estudio a partir de los datos del Maccabi Healthcare Services (MHS) de Israel entre usuarios de estatinas, (mayores de 21 años) entre el 1 enero del 1998 y el 1 septiembre del 2006, estudiando el período comprendido entre la primera dispensación y la fecha del diagnóstico del cáncer, muerte o abandono de la base de datos. Se encontraron a 227.131 nuevos usuarios de estatinas, y se excluyeron a 12. 499 que ya habían sido diagnosticados de cáncer y aquellos diagnosticados dentro el primer año de estudio (n = 11,984) (para evitar sesgos), quedando al final en 202,648 (89%).
Los datos sobre el cáncer se extrajeron del Israel National Cancer Register (ICR). Las estatinas se dividieron según su potencia en la redución de la LDL-c, y se calcularon los días de cobertura estatínica  distribuyéndola en quintiles.
Durante el seguimiento, 952.202 personas/año (PA), (4.7 PA/paciente), 9.256 (4.6%) murieron, y 2.787 (4.6%) dejaron la base de datos. En general el quintil con los pacientes que presentaban mayor cantidad de días de seguimiento (CDS), eran de más edad, varones, o inmigrantes nuevos, o de mayor nivel socioeconómico, o con enfermedades crónicas. Por otro lado, el 78.6% (159197 participantes) utilizaron simvastatina.
Los 8662 cánceres diagnosticados durante el seguimiento supusieron una tasa de incidencia global de 9.1 por 1000 PA  en varones y 8.54 por 1000 PA en mujeres. Diagnosticándose el  78,7% de estos tras tres años de seguimiento. Tras ajustar por todas las variables confusoras, se vio una asociación inversa entre la persistencia en el consumo de estatinas y el riesgo de cáncer en general, y en particular en cada uno de ellos. Sin embargo, no hubieron indicios de relación dosis/respuesta en la persistencia de la terapia estatínica y los cánceres  CR, mama, próstata o de pulmón.
Según los quintiles por CDS en general, más CDS se asociaba a mayor reducción del riesgo de los cánceres en general  (P = 0.001), siguiendo una tendencia lineal, HR 0.80 (0.76–0.86)  en el 5º quintil de CDS en comparación con los no usuarios de estatinas. El HR en cánceres hematopoyéticos fue de 0,69 (IC 95% 0,55-0,88), en el quintil mayor, HR 0.69 (0.51–0.94) en linfomas, y HR 0,58 (0.37–0.91) en leucemias.
Se concluye que los pacientes que utilizan las estatinas de una manera continuada tienen menor riesgo de cáncer en general en comparación con los que no son usuarios. Particularmente su utilización disminuye el  riesgo de neoplasias sanguíneas, concretamente linfomas y leucemias.

Lutski M, Shalev V, Porath A, Chodick G. Continuation with statin therapy and the risk of primary cancer: a population-based study. Prev Chronic Dis. 2012 Aug;9:E137. doi: 10.5888/pcd9.120005.

http://www.cdc.gov/pcd/issues/2012/12_0005.htm

No hay comentarios: