domingo, 15 de abril de 2012

Noticias de la dapagliflozina


Noticias de la dapagliflozina

Hace dos años nos hicimos eco de un ensayo clínico aleatorizado (ECA) publicado en Lancet (junio 2010) por Bailey CJ et al, con respecto a una nueva molécula con un mecanismo novedoso para el tratamiento oral de la diabetes tipo 2 (DM2): la Dapagliflozina. A grandes rasgos La dapagliflozina actúa generando la excreción renal de glucosa, a consecuencia de ello reduce la hiperglucemia y a partir de aquí afectaría indirectamente a la insulinoresistencia y la secreción de la insulina por parte del páncreas. Y es que es un fármaco que actúa en el túbulo proximal de la nefrona inhibiendo el sodium-glucose cotransporter 2 (SGLT2), evitando la acción de esta y, por tanto, la reabsorción de la glucosa excretada. De los siete SGLTs, los mejores conocidos son el SGLT1 y el SGLT2, y la dapagliflozina actúa sobre este segundo, de una manera altamente selectiva, reversible y competitiva. Tiene la ventaja de que es independiente de la secreción y de la sensibilidad insulínica, pudiéndo ser utilizada en pacientes con reserva betapancreática disminuida, pero por su misma acción se afecta por la función renal. Como contrapunto de su mecanismo de acción genera una glucosuria dosis dependiente.
Como apuntamos, se trata de un antidiabético oral con una eficacia en el segundo nivel semejante a las gliptinas, y al igual que estas sin riesgo de hipoglucemias. Los efectos secundarios son básicamente infecciones genitourinarias.
Por tanto, la dapagliflozina al ser el primer fármaco de los inhibidores del SGLT2, fue revisado concienzudamente por la Food and Drug Administration (FDA) por un comité al respecto (19 julio 2011), al tiempo que el 19 de enero de este año (2012) el mismo ha concluido que dicha molécula precisa ECAs adicionales para poder pronunciarse mejor sobre el balance riesgo-beneficio de la misma. El documento que comentamos hace una revisión de la evidencia de ECA entre 1995-2011 a partir de MEDLINE.
En cuanto a su papel en el arsenal terapéutico la dapagliflozina ha mostrado ser efectiva en monoterapia y en combinación, añadida a la metformina (MET) o a la glimepirida. En principio se la propone como fármaco a utilizar en el segundo o tercer escalón de tratamiento tras la MET, o en el primer escalón si existe contraindicación a otros fármacos hipoglucemiantes. Con todo, hay que esperar a la respuesta a la comunicación del FDA sobre la posibilidad de nuevos estudios al respecto que despejen las dudas sobre la seguridad –neoplásica básicamente- de la molécula.