viernes, 30 de marzo de 2012

Buena tolerancia y comportamiento de la metformina en el Diabetes Prevention Program (DPP)

Buena tolerancia y comportamiento de la metformina en el Diabetes Prevention Program (DPP)

La metformina (MET) es el antidiabético oral (ADO) más “bueno, bonito y barato” con el que contamos y además es el primero a prescribir en el diabético tipo 2 (DM2) y el prediabético. Sus acciones y su coste-efectividad son de todos conocidas y sus efectos secundarios se ciñen básicamente al área gastrointestinal (GI). Unos efectos GI que son dosis dependiente y ceden por lo general espontáneamente, aunque alrededor de un 4% de los pacientes con MET dejen la medicación. La hipoglucemia (HIPO) es infrecuente y solo se presenta cuando la MET se asocia a otros ADOs, frecuentemente sulfonilureas (SU) o insulina (ISN). La acidosis láctica solo se produce en pacientes con insuficiencia hepática o renal. Dentro de sus efectos beneficiosos, que la diferencian de otros ADOs, se encuentra la pérdida de peso.
En el conocido estudio Diabetes Prevention Program (DPP) la MET redujo la aparición de DM2 en un 31% de los pacientes a los 2,8 años de seguimiento. A largo plazo el seguimiento del DPP, el conocido DPP Outcomes Study (DPPOS), se mantuvo la MET en los pacientes que así la tenían prescrita en el DPP. Durante el DPP el grupo de MET perdió una media de 2,1 kg de peso, siendo este factor un fuerte predictor de DM2, y que se mantuvo hasta el final del DPPOS. El objetivo de este documento que comentamos, es documentar en estos 7-8 años, la seguridad y la tolerabilidad de la MET a la vez que la adherencia a la misma se tradujera en una reducción del perímetro de cintura.
En el DPP se enrolaron 3234 individuos mayores de 25 años entre 1996-99, de diferentes clínicas de EEUU. A 2155 prediabéticos se les asignó o MET (1073) o placebo (1082). Todos ellos tenían un índice de masa corporal (IMC) superior a 24, una glucosa basal (GB) entre 95-125 mg/dl y tras un test de sobrecarga a la glucosa con 75 gr (SOG) entre 140-199 mg/dl. La MET se inició con dosis de 850 mg/d y se incrementó al mes a dos dosis mensuales siempre y que los efectos GI lo permitieran.
Tras este período no se identificaron problemas de seguridad de la molécula, si bien es cierto que los efectos GI más comunes con la MET que con el placebo, fueron disminuyendo con el tiempo. En este tiempo tanto la hemoglobina como el hematocrito fueron ligeramente más bajos en el grupo de MET que en el del placebo, aunque este hecho sucedió mayormente en el primer año de utilización de la molécula. En este estudio los individuos con MET redujeron su peso corporal y circunferencia de cintura vs placebo. La importancia de la pérdida de peso durante el primer período del estudio (2 años) estuvo directamente relacionada (P inferior a 0.001) con la adherencia al tratamiento, permaneciendo en el grupo de la MET hasta la finalización del mismo. Al año hubo una pérdida de peso en el grupo de la MET del 2.7% frente al 0.43% del grupo placebo (P inferior a 0.001). Después de dos años, un 2% en el grupo de MET frente al 0.02% (P inferior a 0.001) del grupo placebo. El perímetro abdominal se redujo en el grupo de MET del 2.1 cm frente al 0.79 cm en el grupo placebo (P inferior a 0.001) a los dos años.
En conclusión, nada nuevo, pero una prueba más con la que demostrar la seguridad, tolerancia de la molécula y que su acción sobre la pérdida de peso persiste durante los 10 años de tratamiento y está íntimamente relacionada con la adherencia al tratamiento.