martes, 5 de octubre de 2010

Dieta y ejercicio físico para la esteatosis hepática

Dieta y ejercicio físico para la esteatosis hepática

El hígado graso no alcohólico (siglas en inglés, NAFLD) es un hallazgo muy común en nuestras analíticas, con una prevalencia que según indican, llega hasta en un 20-30% de nuestros adultos (aunque personalmente creo que es una cifra un poco abultada). Es una entidad que no se la suele tener muy en cuenta pero se la relaciona con patología hepática (esteatohepatitis, cirrosis) como extrahepática (complicaciones cardiovasculares, diabetes, obesidad...).El 70-80% de los afectados tienen insulinoresistencia o cumplen criterios de síndrome metabólico. Con todo, es una patología sin un tratamiento totalmente efectivo, si bien es cierto que la pérdida de peso en los pacientes con sobrepeso ha sido recomendada por la American American Gastroenterology Association y la American Association for the Study of Liver Diseases en el 2002, sin que los estudios al respecto sean del todo concluyentes; por ello, este estudio intenta rellenar algo este hueco aprovechando el estudio Look AHEAD (Action for Health in Diabetes) realizado por el National Institutes of Health. Un ensayo clínico aleatorizado (ECA) mediante una intervención sobre los estilos de vida (IEV) en pacientes diabéticos tipo 2 con sobrepeso o obesidad
El estudio Look AHEAD (https://www.lookaheadtrial.org/public/home.cfm) se hizo sobre diabéticos tipo 2 (DM2) de entre 45-76 años con al menos un IMC de 25 kg/m2. Se excluyeron aquellos con enfermedades hepáticas, cirrosis, enfermedades intestinales inflamatorias, bebedores de al menos 14 consumiciones alcohólicas semanales, que tomaran medicación tipo corticosteroides, sibutramina, fentermina u orlistat,.. que tenían un mal control metabólico (HbA1c > 11%) o hipertensión > 160/100 mm Hg o que había sufrido una intervención bariátrica...
Los participantes en IEV se le alentó a disminuir su peso al menos un 10% a los 12 meses, con una dieta hipocalórica entre 1200-1800 kcal/d según el peso con un 30% de calorías en forma de grasas de las cuales el 10% eran saturadas, junto con un incremento de la actividad física moderada de 175 minutos semanales. El grupo control siguió unas sesiones con información general sobre nutrición, actividad física y apoyo social. Los cambios de la esteatosis se midieron a los 12 meses mediante resonancia magnética (RMN). La probabilidad de tener una NAFLD (caso incidente) se evaluó en base a incluir a todos los pacientes que tuvieran una esteatosis > 5,5%
Al final se incluyeron a 96 pacientes de los cuales 46 seguían IEV y 50 con consejos habituales.
La esteatosis hepática (>5,5%) se presentó en el 44% de los pacientes, 15 (36%) en el grupo de la IEV y 27 (64%) en el convencional (P = 0.04). El porcentaje medio del descenso en la esteatosis fue del 50,8% en el grupo de IEV y 22,8% en el convencional (P = 0.04)
El peso (-8.5 vs. -0.05 kg; P = 0.001) y el perímetro abdominal (-9.5 vs. -1.8 cm; P =0.001), y la HbA1c (-0.7 vs. -0.2%; P=0.04) lógicamente también se afectaron y más en el grupo de intervención. Existiendo una correlación entre las fluctuaciones del peso y los cambios en la esteatosis (r =0.259, P = 0.02)
En los 12 meses, 6 de los 23 (26%) del grupo control y 1 de los 31 del IEV (3%) sin NAFLD previo desarrollaron una NAFLD (odds ratio 0.07 IC 95% 0.007– 0.71)
Concluyen que una pérdida de un 8% del peso en 12 meses en los diabéticos tipo 2 con sobrepeso reduce significativamente la esteatosis hepática y disminuye el riesgo de NAFLD, lo que no hace más que confirmar estudios anteriores y corroborar las recomendaciones de los organismos internacionales al respecto. La modificación de los estilos de vida debería ser la primera medida a adoptar en los pacientes que detectemos signos de esteatosis hepática.

Lazo M, Solga S, Horska A, Bonekamp S, Diehl AM, Brancati FL, et al, for the Fatty Liver Subgroup of the Look Ahead research group .Effect of a 12-Month Intensive Lifestyle Intervention on Hepatic Steatosis in Adults With Type 2 Diabetes. Diabetes Care 33:2156–2163, 2010

No hay comentarios: