lunes, 1 de mayo de 2017

Diferencias y similitudes entre los agonistas del glucagon-like péptido 1

Diferencias y similitudes entre  los agonistas del glucagon-like péptido 1

De vez en cuanto vamos repitiendo los temas, sobre todo si se tratan de revisiones sistemáticas, habida cuenta que las evidencias pueden ir cambiando. No hace mucho hablamos del último análisis de Mannucci & Monami M sobre la seguridad cardiovascular de los derivados incretínicos. Vimos cómo éstos fármacos, sean los inhibidores de la dipeptidil peptidasa -4 (inh DPP-4) o los agonistas del glucagon-like péptido 1 (GLP-1), al carecer efectos sobre el incremento de peso y sobre las hipoglucemias los hace a priori especialmente seguros en los pacientes con diabetes tipo 2 (DM2).
Según el análisis de  Mannucci & Monami en cuatro ensayos clínicos aleatorizados (ECA) que evaluaban a la alogliptina, saxagliptina, sitagliptina o lixisenatide no se incrementó el riesgo de eventos cardiovasculares (ECV) con respecto al placebo en pacientes con DM2 de alto RCV o con ECV, si bien es cierto que hubo un incremento en las tasas de hospitalización por insuficiencia cardíaca (ICC) asociado a la utilización de saxagliptina (SAVOR-TIMI 53), pero no con la sitagliptina (TECOS), el lixisenatide (ELIXA) y el liraglutide (LEADER). Incluso, un ECA (LEADER.) con liraglutide mostró una reducción del riesgo de ECV del 13% frente a placebo. Concluían que la terapia a base de derivados incretínicos no parece incrementar el riesgo de ECV en el espacio de  tiempo estudiado (entre 2-4 años ).
Hoy traemos aquí una revisión sistemática sobre la seguridad de los  GLP-1. Como es conocido estos fármacos se diferencian con el resto de andiabéticos no insulínicos (ADNI) en que no provocan hipoglucemias, y con los  inh DPP-4, que son capaces de reducir el peso en pacientes con sobrepeso u obesidad. 
Los GLP-1 se clasifican por su duración y acción, en GLP-1 de acción larga (albiglutida, dulaglutida, exenatida semanal, liraglutida, semaglutida y taspoglutida)  o corta (exenatide dos veces al día, y el lixisenatida). No todos están aprobados por la Food and Drug Administration (FDA), solo el exenatida dos veces al día, el lixisenatida, el liraglutida, el albiglutida, el 
dulaglutida, y el exenatide semanal.  La utilización de estos fármacos según el American Diabetes Association (ADA)/European Association for the study of Diabetes (EASD) deben introducirse en el segundo escalón terapéutico junto con modificación de los estilos de vida y la metformina (MET). El problema es que no existen estudios de comparación directa  “head to head” según la eficacia y seguridad  que permitan hacer recomendaciones específicas en la elección de dichos fármacos en la práctica clínica.
Por ello proponen aquí un metaanálisis de redes con mezcla de tratamientos y comparación de los mismos que permita extraer conclusiones al respecto.
Para ello se hizo una búsqueda hasta junio del 2016 sobre ECA de entre 24-32 semanas de duración en GLP-1 (albiglutida, dulaglutida, exenatida semanal, liraglutida, taspoglutida,  exenatide dos veces al día, y el lixisenatida) frente a placebo, estudiando los resultados cardiometabólicos y de seguridad de los fármacos utilizando un metaanálisis con sistema de mezclado comparativo.
En total se incluyeron 34 ECA (14.464 individuos, excepto con semaglutide). En cuanto a la reducción de la HbA1c y la glucosa basal (GB) el rango fue de -0,55% y -0,73 mmol/l en el lixisenatide al 1,21% y 1,97 mmol/l con el dulaglutide. No existiendo diferencias dentro del grupo de los GLP-1 de corta acción exenatide dos veces al día, y el lixisenatida) entre ellos y dentro del grupo de larga acción (albiglutida, dulaglutida, exenatida semanal, liraglutida,y taspoglutida).
En comparación con el  exenatide dos veces al día, el tratamiento con el dulaglutide se asoció con una mayor reducción de la HbA1c y de la GB (0,51% y 1,04 mmol/l respectivamente), seguido por el liraglutide (0,45%  y 0.93 mmol/l respectivamente) y la exenatida semanal (0,38%  y 0,85 mmol/
l, respectivamente). Reducciones parecidas se encontraron cuando estos agentes se compararon con el lixisenatida. En comparación con el placebo todos ellos, excepto el albiglutide, reducen el peso y aumentan el riesgo de efectos gastrointestinales, al tiempo que todos los GLP-1 excepto el dulaglutide y el taspoglutide, reducen la presión arterial sistólica.
Cuando los GLP-1 se comparan entre ellos no se encontraron diferencias especialmente significativas en pérdidas de peso, reducción de la PA y del riesgo de hipoglucemia. El albiglutide sería el que tendría el menor riesgo de presentar náuseas y diarrea y el exenatide semanal que el menor riesgo de vómitos.
Concluyen que  los ECA muestran que todos los GLP-1 mejoran el control glucémico y metabólico, y el peso corporal, incrementando el riesgo de efectos adversos gastrointestinales frente al placebo.
No se encontraron diferencias  entre los GLP-1 de acción corta entre sí, y los de acción larga entre sí. 
El dulaglutide, liraglutide o el exenatide semanal  fueron superiores al exenatide dos veces al día y al lixisenatide en la reducción de la HbA1c y la GB. No hubo diferencias en el riesgo de hipoglucemia entre los tres agentes. El exenatide semanal es el que tuvo menor riesgo de presentar vómitos.

Htike ZZ, Zaccardi F, Papamargaritis D, Webb DR, Khunti K, Davies MJ1. Efficacy and safety of glucagon-like peptide-1 receptor agonists in type 2 diabetes: A systematic review and mixed-treatment comparison analysis. Diabetes Obes Metab. 2017 Apr;19(4):524-536. doi: 10.1111/dom.12849. Epub 2017 Feb 17.

Mannucci , Monami M.  Cardiovascular Safety of Incretin-Based Therapies in Type 2 Diabetes: Systematic Review of Integrated Analyses and Randomized Controlled Trials. Adv Ther. 2017 Jan;34(1):1-40. doi: 10.1007/s12325-016-0432-4. Epub 2016 Nov 14.


No hay comentarios: