jueves, 15 de octubre de 2015

Los inhibidores DPP-4 tienen menor riesgo de insuficiencia cardíaca que las sulfonilureas según una base de datos retrospectiva

Los inhibidores DPP-4 tienen menor riesgo de insuficiencia cardíaca que las sulfonilureas según una base de datos retrospectiva

La insuficiencia cardiaca (IC) es una complicación de la diabetes tipo 2 (DM2), por otro lado existen antidiabéticos orales (ADO) que aumentan el riesgo de descompensar una IC preexistentes o que aumentan el riesgo de ingreso por esta patología. El tema viene de lejos con las glitazonas (GTZ) y se ha escrito mucho sobre los inhibidores de la dipeptidil peptidasa 4 (inh DPP-4), en concreto con los estudios de seguridad cardiovascular de la  saxagliptina y la alogliptina. La sitagliptina, por su parte, como comentamos con el  “Trial to Evaluating Cardiovascular Outcomes with Sitagliptin (TECOS) fue neutra en este sentido (228 casos en el grupo de sitaglipina frente a 229 en el del placebo)  hazard ratio (HR) 1,00 (IC 95% 0,83-1,20; p=0,98). Ciertos metaanálisis, que comentamos,  han mostrado el riesgo de IC de estas sustancias.

El estudio que comentamos es un análisis retrospectivo en base a datos provenientes de registros que incluyen al 30% de la población italiana que intenta analizar la asociación entre los ADO y el riesgo de IC, evaluando específicamente a los inh DPP-4 en comparación con las sulfonilureas (SU), habida cuenta que estos son los ADO más ampliamente utilizados en la DM2 en dicho país, y con las GTZ, ya conocidas por su exceso de riesgo de IC.
Por ello, se extrajeron los datos de los pacientes con DM2 que iniciaron el tratamiento con inh DPP-4, SU o GLZ, solas o en combinación con la metformina (MET) durante un período de 2 años. El objetivo fue la hospitalización por IC ocurrida tras los 6 meses de su consumo. La observación se prolongó hasta los 4 años. 
Se incluyeron a 127.555 pacientes (de 18 millones de habitantes) con DM2, de los cuales 14,3% utilizaban inh DPP-4, 72,5% SU, y el 13,2% GTZ. El 70,7% de ellos utilizaban  a  la MET en combinación. La población según el tipo de ADO fue distinta, tanto en edad, sexo, medicación o eventos cardiovasculares (ECV).
Durante un seguimiento medio de 2,6 años y tras ajustar el análisis según factores confusores, la utilización de inh DPP-4 tenía menor riesgo de ICC en comparación con las SU, HR 0,78 (IC 95% 0,62–0,97; p inferior a 0,026). Tras un análisis aparejado de 39.465 pacientes la utilización de los inh DPP-4 continuaba estando asociado a menor riesgo que las SU HR 0,70; (IC 95% 0,52–0,94; p inferior a 0,018).
Concluyen, según los datos provenientes de un gran estudio retrospectivo observacional, que  la utilización de los inh DPP-4 estaría asociado a menor riesgo (entre un 28–30%)  de IC cuando se comparaban con las SU. Hay que decir que, por un lado se trata de un estudio observacional y retrospectivo en que la población no es homogénea para las tres familias y que por otro,  las SU aumentan el riesgo de IC, lo que hace que las diferencias crezcan

Fadini GP, Avogaro A, Degli Esposti L, Russo P, Saragoni S, Buda S, Rosano G, Pecorelli S, Pani L; OsMed Health-DB Network. Risk of hospitalization for heart failure in patients with type 2 diabetes newly treated with DPP-4 inhibitors or other oral glucose-lowering medications: a retrospective registry study on 127,555 patients from the Nationwide OsMed Health-DB Database. Eur Heart J. 2015 Sep 21;36(36):2454-62. doi: 10.1093/eurheartj/ehv301. Epub 2015 Jun 25.

Green JB, Bethel MA, Armstrong PW, Buse JB, Engel SS, Garg J, et al; TECOS Study Group.  Effect of Sitagliptin on Cardiovascular Outcomes in Type 2 Diabetes. N Engl J Med. 2015 Jun 8. [Epub ahead of print]


2 comentarios:

Joan-Antoni Vallès dijo...

"Los inhibidores DPP-4 tienen menor riesgo de insuficiencia cardíaca que las sulfonilureas" Pienso que este título es desafortunado. El titulo del trabajo del Dr Fadini en la publicación es bien diferente.

Primero, se trata de un estudio retrospectivo (con todas las limitaciones de los registros en historias clínicas, cambios de tratamientos) que no permite una aseveración tan rotunda.

Segundo, lo habéis comentado, hay diferencias muy relevantes en las características de los pacientes que reciben uno u otro tratamiento. Si las poblaciones no son comparables...

Tercero, llama la atención como el artículo, con una n tan grande de pacientes no estudia la variable principal en los subgrupos de pacientes según el fármaco (serian esperables los resultados sobre los riesgos para cada unos de los DPP4 y de las sulfonilureas). No podemos extrapolar los efectos del conjunto sobre la función cardíaca de igual forma para cada uno de los principios activos.

Otros estudios, metodologicamente limitados también, han apuntado a un mayor riesgo cardiovascular para glibenclamida y glipizida. Hoy en dia, el uso de gliclazida y glimepirida es mayoritario respecto del resto. Al médico prescriptor le interesa saber que riesgo tiene cada uno de los principios activos. Tanto para las sulfonilureas como para los DPP4. Pienso que el estudio del Dr. Fadini debería haber aportado esta información.

Mateu Seguí Díaz dijo...

Ok, gracias Joan Antoni por tu intervención.
Los títulos de los post están hechos en un cierto estilo periodístico para que el lector se entre en el resto del post y no solo se lea este. En realidad, la conclusión del trabajo de Fadini et al fue la del título sin embargo, no puede afirmarse con rotundidad por lo que señalamos en el post que usted recoge en su réplica. Modificaremos el título añadiendo, “según una base de datos reprospectiva”.
Abundado en ellos se acaba de publicar en Ann Intern Med un estudio de Ou SM et al con conclusiones a nivel general y con una metodología parecida, donde muestra las diferencias entre estos tipos de familias de fármacos, y que según la prioridad de nuestros artículos a comentar es probable que comentemos más adelante. Sí que es cierto que las diferencias en ICC no son tan claras.

Ou SM, Shih CJ, Chao PW, Chu H, Kuo SC, Lee YJ, Wang SJ, Yang CY, Lin CC, Chen TJ, Tarng DC, Li SY, Chen YT. Effects on Clinical Outcomes of Adding Dipeptidyl Peptidase-4 Inhibitors Versus Sulfonylureas to Metformin Therapy in Patients With Type 2 Diabetes Mellitus. Ann Intern Med. 2015 Oct 13. doi: 10.7326/M15-0308. [Epub ahead of print]
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/26457538

En cuanto a las diferencias entre la mortalidad entre las SU ya hemos hablado en otras ocasiones, y queda claro en el estudio de Simpson et al:
http://redgedaps.blogspot.com.es/2015/01/existen-diferencias-en-cuanto-la.html

La MCV, del RR en comparación con la glibenclamida fue de 0,60 (IC 95% 0,45-0,84) para la gliclazida; de 0,79 (0,57-1,11) para la glimepirida, de 1,01 (0,72-1,43) para la glipizida, de 1,11 (0,79-1,55) para la tolbutamida, y de 1,45 (0,88-2,44) para la clorpropamida.
Simpson SH, Lee J, Choi S, Vandermeer B, Abdelmoneim AS, Featherstone TR. Mortality risk among sulfonylureas: a systematic review and network meta-analysis. Lancet Diabetes Endocrinol. 2015 Jan;3(1):43-51.
http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/25466239


Muchas gracias
mateu seguí díaz