sábado, 1 de septiembre de 2012

Relación entre el riesgo diabetógeno de las estatinas y la predisposición a la diabetes


Relación entre el riesgo diabetógeno de las estatinas y la predisposición a la diabetes

Siguen los análisis sobre el efecto diabetógeno de las estatinas y el balance riesgo/beneficio de su administración en relación a esta complicación.
El tema de las estatinas y diabetes mellitus tipo 2 (DM2), ya lo hemos comentado en otros post, y nos hicimos eco de cómo  los distintos estudios previos al estudio Justification for the Use of Statins in Primary Prevention: An Intervention Trial Evaluating Rosuvastatin  (JUPITER)  han mostrado resultados variopintos. Así,  el WOSCOPS (RR 0,7; 0,5-0,99), y el LIPID (RR 0,89; 0,70-1,13) mostraban una tendencia preventiva, sin embargo el Heart Proctetion Study (RR 1,15; 0,99-1,34), el ASCOT-LLA (RR 1,15; 0,91-1,44), lo hacían en sentido  contrario. La aparición del JÚPITER mostró que existía un aumento de un 9% en el riesgo de DM2 en los 90000 individuos estudiados,  con un  número de pacientes a tratar para generar una caso de diabetes  -NND-  de  165 (92 a 781) en 1,9 años.
A partir de este, en el  metaanálisis de Sattar N et al (13 ECA y de 91140 personas), vimos que por  cada 255 pacientes tratados con estatinas (IC 95% 150–852) en  cuatro años, uno debutaría como diabético (o sea, un paciente de cada 1000 tratados al año).  Sin embargo, se apuntó que en el mismo tiempo se evitarían 5,4 muertes por infarto de miocardio  -IAM-, por accidente vásculo cerebral –AVC- y por revascularizaciones miocárdicas. Un saldo neto  de 1 a 9 a favor de los ECV evitados, señalaban.
En este sentido, vimos como  Preiss D et al  en su metaanálisis, mostraba como que las dosis de las estatinas están relacionadas con la aparición de DM2; de tal modo que  las dosis altas  aumentan el riesgo hasta un 12% en relación a dosis medias o pequeñas. Pero de la misma forma se apuntaba que el descenso del LDL-colesterol en individuos de riesgo es más beneficioso que el posible riesgo de la aparición de DM2, así  el número de pacientes a tratar –NNT- para prevenir un ECV en prevención primaria, en éste,  sería de 155 cuando el NND en la aparición de  DM2 sería de 498.
Últimamente,  Ridker et al en Lancet, vuelven a analizar el estudio JUPITER dada la controversia suscitada  entre  el riesgo beneficio cardiovascular y el riesgo de debut en DM2 de la rosuvastatina (20 mg)  frente a placebo, que dio pie a que la US Food and Drug Administration  (FDA) obligara en el etiquetaje a poner una advertencia de que las estatinas podían elevar la glucemia y la HbA1c.
El estudio JUPITER se paró pronto (1.9 años) lo que hizo sobreestimar los beneficios CV e infra estimar el riesgo de debut de DM2, de modo que este nuevo análisis era de alguna manera esperado. En la nueva revisión del estudio JUPITER, publicada este mes pasado, en Lancet,  se analizan a 17 603 individuos sin ECV previo, ni DM -prevención primaria-  seguidos durante 5 años. Los objetivos primarios fueron IAM, angina inestable, revascularización, o muerte cardiovascular; y los secundarios, tromboembolismo venoso (TEV), mortalidad total y DM2 incidente. En este análisis se destacaron de los participantes los factores de riesgo (FR) relacionados con la diabetes (al menos uno de cuatro): síndrome metabólico, glucosa basal alterada (GBA), índice de masa corporal (IMC) ≥ 30 kg/m o HbA1c mayor de 6%.
Como era de esperar, entre los pacientes con algún FR (n=11508) hubo más riesgo de desarrollar DM2 que los que no lo tenían (n=6095). Sin embargo, los individuos con FR el tratamiento con la estatina se asoció a un 39% de reducción del objetivo primario, hazard ratio (HR) 0,61 (IC 95%  0,47-0,79, p=0,0001), un 36% reducción de TEV,  HR 0,64 (0,39-1,06, p=0,08), un  17% de la mortalidad total,  HR 0,83 (0,64-1,07, p=0,15), y un  28% de incremento de la DM2,  HR 1,28,(1,07-1,54, p=0,01). O lo que es lo mismo, se evitaron 134 ECV y se diagnosticaron 54 nuevas DM2.
En los pacientes sin FR de DM2, por su parte, el tratamiento con estatinas se asoció con una reducción de un 52% del objetivo primario, HR 0,48 (0,33-0,68, p=0,0001), un 53% de reducción del TEV, HR 0,47 (0,21-1,03, p=0,05), y un 22% de la mortalidad total,  HR 0,78 (0,59-1,03, p=0,08), pero lo más sorprendente es que no incrementó los casos de DM2, HR 0,99 (0,45-2,21, p=0,99). Se evitaron 86 ECV sin haber ningún caso de DM2.
Se puede concluir que los resultados en prevención de los objetivos cardiovasculares exceden el riesgo de debutar como DM, incluso en aquellos con FR de convertirse en DM2.
En la editorial que acompaña el trabajo los Watts y  Ooi apuntan si a la vista de estos nuevos análisis, la FDA debiera revisar la advertencia de riesgo de DM2 a esta molécula.
Hay que señalar que este estudio y análisis están desarrollados por el laboratorio investigador de la molécula

Ridker PM, Pradhan A, MacFadyen JG, et al. Cardiovascular benefits and diabetes risks of statin therapy in primary prevention: an analysis from the JUPITER trial. Lancet 2012; 380: 565-571.

Watts GF, Ooi EM. Balancing the cardiometabolic benefits and risks of statins. Lancet 2012; 380: 541-543.



No hay comentarios: