domingo, 24 de febrero de 2013

Distintas poblaciones según las pruebas utilizadas en el diagnóstico de la prediabetes en la edad escolar


Distintas poblaciones según las pruebas utilizadas en el diagnóstico de la prediabetes en la edad escolar

Otro estudio que intenta valorar las diferencias entre glucosa basal (GB) y la HBA1c a la hora de diagnosticar precozmente la diabetes tipo 2 (DM2) y la prediabetes. En este caso se utilizaron los datos del estudio  HEALTHY, un estudio diseñado para evaluar un programa de intervención con el que reducir los factores de riesgo de DM2 en una cohorte multiétnica de estudiantes jóvenes de estudios medios.
El objetivo primario del estudio  HEALTHY  fue determinar los cambios tras la intervención en los perceptiles de los estudiantes con un índice de masa corporal (IMC) ≥85 (prevalencia combinada de obesidad y sobrepeso ajustado por edad y sexo). En este estudio, tanto la GB como la HbA1c fueron determinadas al inicio y al final del estudio para evaluar el paso a DM2 o prediabetes en este segmento de edad. El objetivo de este post-hoc fue determinar las anormalidades glucémicas mediante ambos parámetros, teniendo en cuenta que los márgenes de 5,7-6,4% de HbA1c son considerados como de alto riesgo de alteración del metabolismo hidrocarbonatado (ARHbA1c) y la glucosa basal alterada (GBA) cuando la GB se encontró entre  100-125 mg/dl.
De los 3,980 jóvenes analizados de 42 escuelas de grado medio, 128 (3,2%) tuvieron un  ARHbA1c y 635 (16,0%) tuvieron GBA. O sea que se diagnosticaron 5 veces más  GBA  que ARHbA1c.
Si comparábamos con aquellos con una HbA1c  inferior a 5,7%, los que presentaron  ARHbA1c fueron jóvenes no hispanos, de raza negra  con familia con historia de DM2 y niveles elevados de IMC, circunferencia de cintura e insulina basal. Sin embargo, no hubo asociación con el sexo, la hipertensión arterial, los triglicéridos o el HDL-colesterol.
Si comparamos con GB inferiores a 100 mg/dl, el rango de GBA se asoció con jóvenes hispanos, con IMC, circunferencia de cintura e insulina basal elevada. Del mismo modo presentaban una tensión arterial (TA) y una concentración media de triglicéridos más elevada.
Comparando ambos grupos, el 36,7% de los  ARHbA1c tuvieron a la vez GBA, al tiempo que solo el 15,3% tuvieron una HbA1c inferior a 5,7%. Del mismo modo, en aquellos con GBA solo el 7,4% tuvieron  ARHbA1c, a la vez que solo un 2,4% tuvieron una GB inferior a 100 mg/dl
Dos años más tarde, el 59,4% de los jóvenes  con  ARHbA1c persistieron en esta condición y un niño (0,8%) presentó una HbA1c ≥6.5% (rango de DM2). El 46,9% de los muchachos con GBA persistieron en esta condición y 7 chicos (1,1%) presentaron una GB ≥126 mg/dl (rango de DM2). Aquellos con una  ARHbA1c, en comparación con los de GBA, tuvieron un IMC mayor que persistió dos años después.
Concluyen que según esta cohorte del HEALTHY study en jóvenes de estudios medios, tanto la  ARHbA1c como la GBA definen grupos de muchachos con diferentes marcadores de riesgo. La GBA sería aproximadamente 5 veces más frecuente, pero la  ARHbA1c sería más persistente en el tiempo. 
Con todo, queda sin aclararse que estrategias de pruebas de cribado son más convenientes para prevenir la DM2 en estos estratos de edad. 
Este trabajo tiene la importancia de comparar ambas pruebas diagnósticas en los estados prediabéticos y en un colectivo hasta ahora desconocido como son los jóvenes obesos.

Buse JB, Kaufman FR, Linder B, Hirst K, El Ghormli L, Willi S; HEALTHY Study Group. Diabetes screening with hemoglobin a1c versus fasting plasma glucose in a multiethnic middle-school cohort. Diabetes Care. 2013 Feb;36(2):429-35. doi: 10.2337/dc12-0295. Epub 2012 Nov 27.

No hay comentarios: