domingo, 18 de noviembre de 2018

AHA Chicago 2018. La empagliflocina es capaz de remodelar el ventrículo izquierdo en pacientes con diabetes tipo 2

AHA Chicago 2018. La empagliflocina es capaz de remodelar el ventrículo izquierdo en pacientes con diabetes tipo 2

Hoy comentamos una comunicación presentada en el congreso de la   American Heart Association (AHA) celebrado en Chicago, sobre la influencia de la empagliflocina, un inhibidor del cotrasportador-2 de la bomba de sodio/glucosa (iSGLT2), sobre el corazón.
Se trató de un estudio cuyo objetivo primario fue evaluar el efecto de este iSGLT2 sobre la remodelado del ventrículo izquierdo (VI) a los seis meses del inicio del tratamiento. Y como efectos secundarios la identificación de los mecanismos fisiopatológicos asociados con este efecto.
Inicialmente se identificaron a 423 candidatos de entre 40-80 años con historia de diabetes tipo 2 (DM2) y enfermedad cardiovascular (ECV) estable. Se excluyeron a aquellos con una fracción de eyección del VI (FEVI) de menos del 30% o una insuficiencia cardíaca (IC) hipertensiva.
Tras  aplicar los criterios de inclusión y exclusión al final se introdujeron a 97 pacientes en el estudio.   Estos fueron aleatorizados a recibir o empagliflocina 10 mg (n=49, 90% varones con una edad media de 62,2 años, y una duración de la DM2 de 11,8 años) o placebo (n=48, 96% varones con una edad media de 63,5 años, y una duración de la DM2 de 10,1 años).
La resonancia magnética nuclear cardíaca (RMNC) y los biomarcadores cardíacos se determinaron al inicio y a los 6 meses.
Al inicio del estudio el 25% de los participantes de cada grupo estaban en tratamiento con insulina, el 96% utilizaban estatinas, y el 82/85% respectivamente o inhibidores de la enzima conversora de la angiotensina (IECAs) o antagonistas de los receptores de la angiotensina II (ARAII).
A su vez la presión arterial sistólica (PAS) fue de 134 frente a 135 mmHg del grupo placebo; la tasa de filtración glomerular estimada (FGe) de 87 frente a 88 ml/min por 1,73 m², y el índice de masa del VI (IMVI) de 59,3 frente a  62,2 g/m².
En este tiempo de estudio se encontró una  diferencia significativa en la PAS entre el grupo de la empagliflocina (media de cambio de -7,9 mmHg) y el placebo (media del cambio de -0,7 mm Hg, p 0,003), pero no en la presión arterial diastólica (PAD). También en el grupo de intervención hubo un incremento en el hematocrito, de 2,4% frente al 0,4% (p 0,006) en el del placebo.
En cuanto al objetivo primario la empagliflocina se  asoció con una reducción significativa del  IMVI desde el inicio frente al placebo, siendo la diferencia ajustada entre los grupos de  –3,35 g/m²; (IC 95%  –5,9 a –0,81; p =0,01).
En cuanto a los resultados secundarios coronarios según la RMN no mostraron diferencias en los volúmenes tele-sistólicos y tele-diastólicos de VI (p= 0, 36 y 0,55, respectivamente) entre los grupos.
No se encontraron diferencias en los biomarcadores miocárdicos  (troponina), la fracción N terminal de la prohormona del peptido natriurético cerebral (NT-proBNP) ...entre los grupos.
No hubo efectos adversos destacables, no hipoglucemias, acidosis metabólica, accidente vásculo cerebral (AVC), infarto agudo de miocardio (IAM), o ingreso por IC, ni muerte cardiovascular (MCV).
Todo ello sugiere que la empagliflocina genera una remodelación precoz de miocardio (reducción de la masa del VI), lo que explicaría los beneficios observados en el estudio  Empagliflozin Cardiovascular Outcome Event Trial in Type 2 Diabetes Mellitus Patients–Removing Excess Glucose (EMPA-REG Outcomes) y otros estudios en otros iSGLT2.
La explicación de estos datos no está clara pero podría ser que los efectos natriuréticos, de reducción del edema intersticial, de inhibición del intercambio sodio-nitrógeno cardíaco, de estos fármacos que fueran capaces de modificar el VI.
Este estudio fue diseñado y realizado por el laboratorio investigador de la molécula

American Heart Association (AHA) Scientific Sessions 2018: Abstract 19332. Presented November 11, 2018.

Deborah Brauser. EMPA-HEART: Empagliflozin May Reduce LV Mass in Patients With CVD, Diabetes. Medscape November 13, 2018


2 comentarios:

Jaime Amor dijo...

Son resultados cuando menos interesantes, pero en mi opinión han de depurarse. Me llama poderosamente la atención la n que aporta el estudio (pensemos que prácticamente es una muestra que podríamos obtener de casi cualquier consulta de atención primaria de cualquier compañero) así como si hay un estudio multivariante detrás para poder atribuir esa mejora al propio fármaco o a los IECA /ARA 2 (que también han mostrado ventajas en cuanto a remodelado ventricular).
En cualquier caso creo que definiendo bien las características de esa población en la que se mostró mejora en el remodelado ventricular (grado de afectación coronaria, clase funcional, tratamientos coexistentes, episodios previos de insuficiencia cardíaca, afectación de otros órganos y años de evolución) y quizás aplicándolo sobre una población algo mayor, podríamos apoyar con mas fuerza el uso de Empagliflocina con objetivos no glucocéntricos.
Al hilo del estudio, surge la clásica duda con los iSGLT2 si este hecho de mejoría en el remodelado ventricular sería común en el resto de fármacos del grupo de los Glucosúricos (marca de clase). Por otro lado me planteo si el beneficio seria útil en población cardiópata sin diabetes (me refiero a que el mecanismo de mejora del remodelado sea independiente del mecanismo glucosúrico).
En cualquier caso, noticia esperanzadora y alentadora junto con la llegada de nuevos tratamientos para la insuficiencia cardíaca (Sacubitrilo), a cuya evolución tendremos que estar muy atentos.

Mateu Seguí Díaz dijo...

Gracias Jaime por tu comentario.
Ciertamente en la presentación el estudio ya muestran como factor limitante del mismo el escaso número de sujetos introducidos. Sin embargo, lo que más me ha sorprendido es la cantidad de exclusiones (271 de 423 los inicialmente captado) y que 55 se retiraran voluntariamente. Con todo, los grupos son homogéneos y en los tratamientos no hay diferencias así, en IECA y ARA2 el 85 vs 82%, en estatinas 46 vs 47% y en antiagregantes 41 vs 40%.
Coincido que con un grupo mayor se reforzarían la conclusiones, pero aún así estas son significativas y creo que explicativas del funcionamiento de todo este grupo, no solo de la empagliflocina.
Gracias

Mateu seguí díaz