jueves, 11 de octubre de 2018

EASD. Berlin 2018. El lorcaserin previene la diabetes mellitus y demuestra su no inferioridad cardiovascular. Estudio CAMELLIA-TIMI 61

EASD. Berlin 2018. El  lorcaserin previene la diabetes mellitus y demuestra su no inferioridad cardiovascular. Estudio CAMELLIA-TIMI 61

En nuestro país desde la retirada del último fármaco de la  familia de los estimulantes  (dexfenfluramina, fentermina, benfluorex,...) para la supresión de apetito, la sibutramina por tener un balance riesgo beneficio desfavorable, y  el fracaso del rimonabat (un endocanabinoide con riesgo psiquiátrico) hace 8 años, solo tenemos al orlistat como medicamento para el tratamiento de la obesidad.
Sin embargo, en Estados Unidos (EEUU) tienen algunos más, moléculas específicas y combinaciones de psicotrópicos con las que controlar el impulso a la ingesta.
En el  European Association for the study of Diabetes (EASD) se ha presentado el estudio CAMELLIA-TIMI 61 tanto en su aspecto de prevención de la diabetes (DM) como de la prediabetes (PRED)  como de no inferioridad cardiovascular (CV) de el lorcaserin, un agonista selectivo de la serotonina  que es capaz de reducir el apetito y con ello perder peso en pacientes con sobrepeso u obesidad. 
La US Food and Drug Administration (FDA) aprobó el lorcaserin con dosis de 10 mg dos veces al día en el 2012 y en el 2016 su forma retardada de 20 mg; sin embargo esta sustancia no ha sido aprobada en Europa.
Se trata de un ensayo clínico aleatorizado (ECA)  realizado en 8 países en 12.000 pacientes con índice de masa corporal (IMC) de ≥27 kg/m2,  ≥ de 40 años con alto riesgo cardiovascular (RCV) o ≥ con DM y al menos un factor de riesgo cardiovascular (FRCV).
Los pacientes (6000 en cada grupo) fueron asignados a recibir lorcaserin 10 mg dos veces al día o placebo y fueron seguidos durante 3,3 años de media.  En todos ellos se implementó un programa de modificación de los estilos de vida.
Al inicio 6816 (56,8%) tenían DM, 3991 (33,3%) PRED y 1193 (9,9%) normoglucemia.
En un primer objetivo de eficacia metabólica se evaluó la incidencia de DM en pacientes con PRED al inicio. Y como secundario la incidencia de DM en todos los pacientes sin DM, reversión a la normoglucemia en pacientes con PRED y cambios en la HbA1c en pacientes con DM. También se evaluó la hipoglucemia.
Al año de seguimiento los pacientes en tratamiento con lorcaserin tuvieron una pérdida de peso neto frente a placebo de 2,6 kg (IC 95% 2,3–2,9) en los que presentaban DM, de 2,8 kg (IC 95% 2,5–3,2) en los con PRED y de 3,3 kg (IC 95% 2,6–4,0) en los con normoglucemia  (p inferior a 0,0001 en todos los análisis).
El lorcaserín redujo el riesgo de DM incidente en un 19% en pacientes con PRED (172 -8,5%- de  2015 frente a 204 -10,3%-  de 1976; hazard ratio –HR-  0,81 -95% 0,66–0.99; p 0,038) y en un 23% en aquellos sin DM  (174 -6,7%- de 2615 frente a 215 -8,4%- de 2569; HR 0,77 -IC 95% 0,63–0,94; p=0,012). 
De la misma forma el lorcaserin incremento de manera no significativa la obtención de la normoglucemia  en pacientes con PRED  (185 -9,2%- frente a 151 -7,6%-; HR 1,20 –IC 95% 0,97–1,49; p=0,093). A su vez fue capaz en pacientes con DM de producir una reducción de la HbA1c del 0,33% (IC 95% 0,29–0,38; p inferior a 0,0001) frente a placebo al año del inicio  y con HbA1c  medias de 7,0%. En los pacientes con DM al inicio las hipoglucemias y complicaciones graves fueron raras  aunque  algo mayores en el grupo de lorcaserin.
En cuanto a las complicaciones microvasculares el lorcaserin  mejoró las complicaciones microvasculares  en los pacientes con DM en 21% frente al grupo placebo (básicamente por  la reducción de la microalbuminuria) .
Concluyeron que el lorcaserin junto con la modificación de los estilos de vida reduciría el riesgo de DM, que induciría la hiperglucemia y el riesgo de complicaciones microvasculares en pacientes con obesidad o sobrepeso.  Al margen de explicarse estos datos por la pérdida de peso se apunta que esta sustancia podría actuar directamente a nivel hepático reduciendo gluconeogénesis  al estimular  el receptor del l5-hydroxytryptamine 2C (5-HT2C).
En la reunión de la EASD se presentaron los datos  CAMELLIA-TIMI 61 en cuanto a no inferioridad CV, mostrando como este fármaco tuvo un buen comportamiento CV, con reducciones de 0,9 mmHg la presión arterial sistólica (PAS), 11,7 mg/dl los triglicéridos  y 0,3%  la HbA1c. Algo que se tradujo en un HR de 0,99 en el objetivo compuesto CV  frente a placebo. Sin efectos en la angina inestable, revascularización coronaria o la hospitalización por insuficiencia cardíaca (IC).
Este efecto beneficioso a nivel metabólico y neutro CV le augura un buen futuro en el tratamiento de la obesidad, si bien es cierto que en el paciente con DM existen fármacos con propiedades preventivas a nivel CV y en la reducción de peso que lo superarían, sean los iSGLT-2 y algunos aGLP-1.

Bohula EA, Scirica BM, Inzucchi SE, McGuire DK, Keech AC, Smith SR, et al; CAMELLIA-TIMI 61 Steering Committee Investigators.  Effect of lorcaserin on prevention and remission of type 2 diabetes in overweight and obese patients (CAMELLIA-TIMI 61): a randomised, placebo-controlled trial. Lancet. 2018 Oct 3. pii: S0140-6736(18)32328-6. doi: 10.1016/S0140-6736(18)32328-6. [Epub ahead of print]

No hay comentarios: