jueves, 25 de julio de 2013

Nueva Guía y algoritmos de tratamiento de la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE)

Nueva Guía y algoritmos de tratamiento de la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE)

Se acaba de publicar on line la Guía de Práctica Clínica (GPC) con sus correspondientes algoritmos de la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE) para el manejo y tratamiento de la diabetes tipo 2 (DM2). La anterior ya fue comentada en el 2011 en este mismo blog, y correspondiente a una segunda parte de la publicada en el 2009, exclusivamente dirigida al tratamiento glucémico y el documento del 2008 correspondiente a la prediabetes. 
La presente fue presentada entre marzo y abril en Endocrine Practice y tenía como hecho sobresaliente la incorporación de capítulos sobre la prediabetes, obesidad y el manejo de los factores de riesgo cardiovascular (FRCV). Esta versión on line, y de libre acceso,  dispone de 7 algoritmos en color al final de la misma correspondientes a cada uno de los capítulos tratados. Éstos son muy interesantes de cara a hacer presentaciones en los centros. Los capítulos van desde el tratamiento de las complicaciones en pacientes con sobrepeso u obesidad, la prediabetes, objetivos glucémicos, algoritmo de control glucémico, de introducción e intensificación del tratamiento insulínico, de manejo de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular y sobre particularidades de la medicación antidiabética.
Todo ello manteniendo las líneas actuales de individualizar los objetivos (6.5% de HbA1c al inicio en individuos sanos, y superior a ésta,  según comorbilidad y riesgo de hipoglucemias), algo que diferencia a las anteriores versiones;  enfatizar la modificación de los estilos de vida y de evitar la hipoglucemia y la ganancia ponderal.
En cuanto a la medicación más deseable y segura en monoterapia se visualiza en verde (metformina, análogos GLP-1, inhibidores de los DPP-4, y los inhibidores de las alfaglucosidasas). En cambio, se visualiza en amarillo los inhibidores de las  SGLT2, las glitazonas y las sulfonilureas, entendiendo que en su uso se deben tomar precauciones. A partir de aquí, se plantean las distintas combinaciones en doble o triple terapia a partir del umbral del 7.5% de HbA1c, y éstas o /y insulinoterapia a partir del 9%.
En este documento, como ya hemos adelantado, se incluyen los algoritmos para el manejo y tratamiento de la tensión arterial y del control lipídico.
Todo muy didáctico y en la línea de esta sociedad de utilizar todo lo disponible sin tener en cuenta criterios de coste-eficacia.

GPC de la American Association of Clinical Endocrinologists (AACE)-2011 

Endocr Pract. 2013;19:327-336. Guideline 


2 comentarios:

elrincondesisifo dijo...

Hola a todos:
Estas recomendaciones han sido muy criticadas por ser demasiado benevolentes con los postulados defendidos por la industria farmacéutica. A quien quiera saber más de la polémica existente en EE. UU. con este documento, le recomiendo la lectura de este artículo del NYT: http://www.nytimes.com/2013/06/12/opinion/healing-the-overwhelmed-physician.html
Un saludo.

Mateu Seguí Díaz dijo...

Hola,
Si, de acuerdo la AACE no se ha caracterizado por ajustarse a los criterios de eficiencia, más bien su leitmotiv ha sido hasta el momento en introducir en sus recomendaciones todos los fármacos disponibles independientemente de su coste. Es de suponer la influencia de la industria en estas recomendaciones.
La carta de Jerry Avorn, un professor de Harvard, y autor de “Powerful Medicines: The Benefits, Risks, and Costs of Prescription Drugs.”, como bien señalas, va en este sentido
Como dice: “The A.A.C.E.’s latest guidelines elevate many second- or third-line drugs to more prominent positions in the prescribing hierarchy, rivaling once uncontested go-to medications like metformin, an inexpensive generic. They also emphasize the riskiness of established treatments like insulin and glipizide, which now carry yellow warning labels in the A.A.C.E. summary”.
Si bien es cierto que estas ideas ya se han apuntado en el último consenso del ADA/EASD, que no quita que pudieran haber existido, directa o indirectamente influencia de la industria.
“But there is also concern that they could have been influenced by another factor: the manufacturers of some of these new drugs financially supported the development of the guidelines, and many of the authors are paid consultants to some of those companies.”
Gracias por tu puntualización

mateu

http://redgedaps.blogspot.com.es/2012/04/consenso-de-adaeasd-para-el-manejo-de.html